Origen y significado del Adviento - junts


Contacte
Vaya al Contenido



La Corona de Adviento: origen y significado
 

 
Nos acercamos al tiempo de Adviento, tiempo en el que nos preparamos para la venida del Señor que viene a nuestras vidas para transformar la humanidad en una realidad nueva.

 
Durante este tiempo, como durante el resto de tiempos litúrgicos, la Iglesia se sirve de diversos símbolos para indicarnos lo que estamos celebrando. Uno de ellos es la corona de Adviento.

 
Originaria del misticismo alemán, su forma de corona de ramas es un símbolo anterior al Cristianismo. De hecho, en el norte de Europa era muy usual colocar una corona hecha de ramas verdes con velas para simbolizar la esperanza en el cambio de estación y el fin del duro invierno.

 
Este símbolo fue asimilado por la tradición cristiana (sobre todo a partir del siglo XVI en Alemania), cobrando un nuevo significado: la esperanza en un nuevo ciclo con la venida del Salvador a la Historia.
 
Para la tradición cristiana, simboliza el tiempo que va pasando, con su aparente monotonía, que se rompe con la venida esperada del Señor de la Historia, Jesucristo, que es el mismo ayer, hoy y siempre.
 
Las ramas verdes simbolizan, por su color, la esperanza que debemos tener en la venida del Señor.
 
Las cuatro velas, encendidas una a una cada domingo de Adviento, simbolizan la luz de la fe, que se llena de alegría con la llegada del Señor.

 
Los colores de las velas hacen referencia a los colores litúrgicos:
 
     
  • Morado: simboliza el espíritu de      vigilia de este tiempo… “estad preparados”.
  •  
  • Verde: simboliza la esperanza.
  •  
  • Rojo: simboliza la alegría por      la cercanía del nacimiento de Jesucristo.
  •  
  • Blanco: es el color de la      presencia de Dios.

 
El orden de encender las velas es: 1º morado, 2º verde, 3º rojo y 4º blanco (se puede añadir una quinta vela, que se encendería en Nochebuena); dentro de los colores, puede sustituirse alguno de ellos por el rosado (morado y blanco) para el tercer domingo de Adviento (Domingo de la alegría o “gaudete”).  
 
La corona de Adviento se dispone en forma circular, figura geométrica perfecta, como símbolo de que Dios no tiene principio ni fin, así como su amor a la humanidad.

Regreso al contenido